Saltar al contenido

Design Thinking en el aula

julio 7, 2018
Estudiantes en clase trabajando con Design Thinking

El Design Thinking en el aula cada vez tiene cada vez más recorrido. Los tiempos han cambiado, y la educación debe cambiar con ellos. Los problemas y oportunidades con los que se enfrentarán los estudiantes de hoy son muy distintos a los que tuvieron que afrontar sus padres. Con todas las implicaciones que eso conlleva.

Desde hace no mucho, los colegios e institutos empiezan a incorporar palabras que nunca antes habían oído. Thinkdesign, Método Thinking. Por nuevas, a veces son incluso formuladas de maneras diversas. El Design Thinking para educadores ha llegado para quedarse. Y muchos lo acogen como la gran oportunidad que es: dotar a sus alumnos de herramientas y recursos que de verdad les resultarán necesarias el día de mañana.

Si eres educador, padre o estás interesado en la innovación, sigue leyendo. En esta entrada te contamos cómo el Design Thinking en el aula está cambiando la manera de educar.

El Design Thinking en el aula de la escuela del siglo XXI

La escuela del siglo XXI y la implementación del Design Thinking en el aula
La escuela del siglo XXI ofrece nuevas oportunidades y retos para un mundo que exige nuevas habilidades y aprendizajes

El término Escuela del Siglo XXI remite al nuevo modelo educativo que algunos colegios e institutos están implantando. En dicho modelo, se incluyen nuevas formas de aprender para el estudiante. Habilidades como la creatividad y la competencia digital pasan a tener más protagonismo. Y, ante todo, se incide en la importancia de poner al alumno en el centro del aprendizaje.

La escuela del siglo XXI supone un cambio en el paradigma educativo. En el que la innovación, digitalización e inteligencias múltiples toman una gran relevancia.

Este cambio de modelo y paradigma no solo incluye el Design Thinking en el aula. Además, el alumno se encuentra en un proceso constante de innovación abierta. Colaborando de forma constante con sus compañeros y desarrollando otras habilidades como la empatía o el emprendimiento.

Este itinerario lectivo también incluye otros puntos de gran valor para el alumno. Como las clases impartidas por él mismo, los procesos de gamificación o el trabajo en inteligencias múltiples. Todo ello determina nuevas formas de evaluación y de trabajo, desplazando el aprendizaje por proyectos la fórmula habitual de evaluación a través de exámenes.

Design Thinking para educadores. Un libro que debería encontrarse en todos los colegios

El libro más utilizado para aplicar el Design Thinking en el aula
El libro Design Thinking para educadores ofrece una guía sencilla a profesores, pedagogos y otros responsables educativos para implantar el Design Thinking en el aula

El libro Design Thinking para educadores es la traducción del toolkit Design Thinking for Educators. En él, profesores, educadores y pedagogos encuentran una guía de aplicacion de esta metodología. Así como una serie de retos de mejora de distintos aspectos vinculados a la relación del alumno con el espacio, compañeros, currículum y profesores.

A continuación, se explican las distintas fases recogidas en el libro  de las que consta la metodología:

  • Descubrimiento: En esta primera fase, el alumno tiene que comprender el desafío que se le ha planteado. Como, por ejemplo, convertir el aula en un espacio inspirador. Posteriormente, pasará a preparar la investigación, de la que obtendrá información inspiradora que le acompañará en la segunda de las fases.
  • Interpretación:Recogida la información, se trata de buscar el sentido de todo ese caudal de datos, percepciones y sensaciones vividas. Refinándolas y definiéndolas con el objetivo de descubrir oportunidades concretas y abordables de mejora. Por ejemplo, crear un espacio en el que todos los alumnos se sientan partícipes. Generar un lugar que fomente la colaboración entre ellos o encontrar la manera de que su aula sea siempre un lugar divertido de aprendizaje.
  • Ideación: La mitad de una gran solución pasa por la detección de una oportunidad relevante. Bien definida dicha oportunidad, solo queda empezar a generar ideas de mejora. Como, siguiendo el  ejemplo, crear un espacio en el que el uso de mesas y sillas fuese elegible y modulable.
  • Experimentación: Las ideas necesitan ser tangibilizadas, vividas y testadas. Los alumnos, a través de prototipos, hacen esto posible.
  • Evolución:El proceso llevado a cabo genera un aprendizaje, del que los alumnos harán un seguimiento con el profesor. Sobre esos aprendizajes refinarán su solución. En un proceso de mejora constante que terminará solo cuando ellos lo decidan.

El Design Thinking en el aula como excusa para el desarrollo de habilidades en los estudiantes

Educación y desarrollo de habilidades a través Design Thinking en el aula
A través de procesos de Design Thinking e innovación, los estudiantes exploran el mundo y desarrollan nuevas habilidades de gran valor para ellos

El proceso de diseño no solo es una metodología que permite generar soluciones a los estudiantes. Y hacerles sentir en el centro de su propio aprendizaje. Además de eso, supone una oportunidad para ellos de desarrollar habilidades y pericia en ámbitos que la sociedad les exige hoy en día.

El Design Thinking en educación permite a los alumnos desarrollar su empatía. Dado que tienen que refinar su percepción y ser capaces de ponerse en el lugar de los demás para generar soluciones con sentido. Existen herramientas como el mapa de empatía para hacerlo, en los que se pide al alumno que reflexione sobre los sentimientos, pensamientos y acciones que una determinada persona puede tener o llevar a cabo en un determinado contexto.

Cuando se trabaja en un proyecto, lo más importante no es el resultado. SIno el aprendizaje. Y, paradójicamente, esto acaba generando grandes resultados

A través de distintas fases del proceso creativo, el estudiante también desarrolla su capacidad de ideación. El profesor debe animar a los alumnos a tener verdaderos y enriquecedores brainstormings. En los que ninguna idea debe ser desechada inicialmente. Y en los que el alumno desarrolla su creatividad disfrutando del proceso y sin temer al error.

El trabajo en equipo es otra de las grandes habilidades que el alumno desarrolla en un proceso de Design Thinking en el aula. Tal y como se indica en el libro Design Thinking para educadores, los alumnos tendrán que cooperar y colaborar en cada una de las fases del proceso de diseño.