Saltar al contenido

Técnica de los 5 por qués

Imagen para mostrar la técnica de los 5 por qués

La técnica de los 5 por qués es una técnica sencilla y potente. Puedes utilizarla dentro de la herramienta de entrevista cualitativa. O bien puedes aplicarla siempre que quieras profundizar en el entendimiento de cualquier cuestión.

En todo proceso de Design Thinking, es muy importante que no te quedes en la superficie. Ni a la hora de buscar hallazgos significativos que te guíen hacia necesidades o deseos de los usuarios ni tampoco cuando los estés validando. La calidad de las preguntas que hagas o que te hagas está directamente relacionada con los resultados que obtendrás. Por eso, cuanto más indagues, más oportunidades tendrás de aportar valor.

En qué consiste la técnica de los 5 por qués

La finalidad de esta herramienta es la de “tirar del hilo” dentro de una entrevista. O cuando estás compartiendo hallazgos o reflexiones dentro de tu propio equipo. Para ello, solo tendrás que preguntar el “por qué ” después de cada respuesta. Haciéndolo un total de 5 veces.

A medida que vayas practicando la herramienta, junto a tu capacidad de extrañamiento, irás seleccionando los mejores momentos para utilizarla. Además de darte cuenta de toda la información relevante que puedes encontrar simplemente preguntando “por qué”.

Cómo utilizar la herramienta de los 5 por qués.

Cómo utilizar la herramienta de los 5 por qués en un proceso de investigación relacionado con la compra en supermercados.
A través de la herramienta de los 5 por qués, podrás encontrar nuevas formas de reformular el reto atendiendo a problemas o deseos descubiertos que parecen muy relevantes para el usuario.

Tal y como antes te comentábamos, puedes utilizar esta herramienta dentro de una entrevista. En un grupo de discusión o incluso cuando estés trabajando en equipo. Las mejores soluciones suelen venir precedidas de buenas preguntas.

A continuación, te mostramos un ejemplo de cómo podrías aplicar esta técnica de empatía dentro de una entrevista. Imagina que estamos investigando para mejorar la experiencia de compra dentro de un supermercado. En nuestra entrevista, surge la afirmación del entrevistado de que no le gusta comprar en uno de los que mencionamos. Utilizamos la técnica de los 5 por qués:

No me gusta ir a comprar al supermercado X.

¿Por qué? Porque siempre está lleno de gente.

¿Por qué no te gusta que esté lleno de gente? Porque, cuando esto sucede, siempre hay que esperar más tiempo en las colas.

¿Por qué te parece un problema esperar tiempo en las colas? Porque me parece una actividad aburrida e improductiva.

¿Por qué crees que no es productivo esperar en las colas? Porque no tengo tiempo ni para avanzar trabajo antes de llegar a casa ni para practicar ninguno de mis hobbies.

¿Por qué no puedes trabajar mientras estas en la cola o practicar alguno de tus hobbies? Porque mis hobbies principales son el deporte y porque para trabajar necesitaría mi ordenador.

Después de estos “5 por qués”, y dependiendo del reto, podrías hacer otras preguntas interesantes después de haber conseguido profundizar más sobre “dolores” que el usuario te ha manifestado. Formulando nuevos retos como los siguientes: “¿Cómo podríamos hacer para que los usuarios de un supermercado pudiesen aprovechar los tiempos de las colas para hacer aquello que les gusta?”. “¿Cómo podríamos hacer para que en las colas de los supermercados se pudiese hacer ejercicio?”.

Como ves, a través de las preguntas podrás tirar mejor del hilo. Y comprender dónde están las oportunidades de dar solución a deseos o preocupaciones del usuario. También puedes combinar esta técnica con otras preguntas. Lo importante es que profundices y no te quedes en la superficie del marco sobre el que estás trabajando.

Cuándo te recomendamos utilizar la herramienta de los 5 por qués.

Cuando te recompendamos utilizar la herramienta de los 5 por qués
La técnica de los 5 por qués te permitirá encontrar información más relevante y significativa sobre las emociones y percepciones de tu usuario.

En general, te recomendamos que siempre lleves a cabo preguntas que te permitan entender mejor a los usuarios para los que diseñas. O a aquellos actores que están enmarcados dentro del tema sobre el que estás trabajando.

El mejor momento para utilizar esta herramienta, y hacer preguntas en general, es la fase de empatía. En ella, tendrás que recabar información y profundizar en las emociones y necesidades de tu usuario. Para hacerlo, nada mejor que ponerte en su lugar a través de la inmersión cognitiva, la observación o preguntas que te permitan entenderlo mejor.

Además de en esta fase, también te recomendamos que utilices esta herramienta cuando estás en la última etapa del proceso, la de validación. En ese momento, es importante que recuerdes que no se trata de vender tu idea, sino de mostrarla para entender mejor a tu usuario. Y, a partir de su feedback, llevar a cabo una nueva iteración en la que incorporar todos los aprendizajes adquirdos.

¿Quiéres aprender ésta u otras técnicas de Design Thinking para aplicarlas con tus clientes o dentro de tu empresa?

Si la respuesta es sí, puedes hacerlo apuntándote a nuestro curso de Design Thinking. O bien preguntándo por aquellos que impartimos in house para empresas. En ellos, podrás tomar contacto con los fundamentos de la metodología y aplicarla en un caso real o ficticio. Generando soluciones para el reto planteado mientras aprendes herramientas que podrás aplicar tanto en tu propio proyecto como dentro de la empresa para la que trabajas.

WhatsApp chat