Saltar al contenido

El mapa mental

El mapa mental puede utilizarse como recurso de diseño

El mapa mental es una herramienta utilizada en muchas disciplinas y con múltiples ventajas. Es importante no confundirlo con el mapa conceptual. Hoy en día contamos con aplicaciones para hacer mapas mentales que pueden facilitarnos esta tarea.

Hemos elegido incluir este recurso como herramienta en la fase de definición por su carácter visual. También por lo sencillo que resulta ordenar toda la información que hemos recopilado con él. A  continuación vamos a contaros cómo se elabora un mapa mental y cuáles son sus caracterísitcas.

¿Qué es un mapa mental y para qué sirve?

Un mapa mental es una herramienta gráfica, que se representa en forma de esquema. Y que nos permite mostrar de forma visual distintos conceptos y sus diferentes relaciones con los elementos que los conforman. Ha sido muy utilizada como herramienta de aprendizaje y puede resultar de gran utilidad en un proceso de diseño.

El creador de esta herramienta fue un escritor y consultor educativo, llamado Tony Buzan. Su objetivo era el de plasmar, de forma visual, las relaciones entre elementos a partir de uno central.  Y ordenarlos de manera clara y sencilla con una disposición similar a la que mantienen las redes sinápticas.

El propósito del mapa mental es el de favorecer el aprendizaje. Por eso, su diseño está concebido para facilitar al cerebro la ordenación y facilitación de conceptos. Empleando para ello dibujos, colores y formas que le resulten atractivo y lo estimulen.

Cómo hacer un mapa mental

De acuerdo a lo que comentábamos, un mapa mental debe ser divertido y muy visual. El material que necesitaremos para elaborarlo será el siguiente:

A continuación te mostramos los pasos para elaborar un mapa mental eficaz y de que sentirte orgulloso. Para que te sea más fácil, hemos incluido un dibujo que te permitirá entenderlo de un vistazo.

1) Elige el concepto o marco de trabajo sobre el que crearás el mapa mental. Por ejemplo, la oficina.

2) En el centro de la hoja de Flipchart, dibuja una representación del concepto. Si lo necesitas, también puedes ponerlo en palabras. Elegimos el centro porque eso nos da libertad para ir ordenando la información como vaya saliendo o nos sintamos más agusto.

3) Deja que la información que te va surgiendo fluya. Si es necesario, crea subcategorías dentro de las ramas que has ido incluyendo. Por ejemplo, si una de las palabras conectadas a “oficina” es cafetería, y quieres poner información sobre este espacio, hazlo con una nueva ramificación.

Si has seguido estos pasos, un mapa mental sencillo debería tener un aspecto similar a este:

Ejemplo de un mapa mental
Recuerda utilizar colores, imágenes y líneas que no sean rectas en tu mapa mental

¿En qué parte del proceso tiene sentido elaborar un mapa mental?

Crear mapas mentales tiene sentido tanto en la fase de definición como en la de ideación. Sin embargo, creemos que donde más provecho puedes sacarle es a la hora de definir focos de valor y descubrir insights.

Hacer mapas mentales te permitirá ir ordenando toda o parte de la información que has recogido en empatizar. Además de ayudar al equipo a poner en común todo lo aprendido y generar conversaciones de valor.

Cada fase de Design Thinking puede sera abordada con el uso de varias herramientas. En el caso del mapa mental, te aconsejamos que la utilices como una de las primeras. Preferiblemente después de la herramienta de Clustering.

Diferencias entre un mapa mental y un mapa conceptual

Las diferencias entre estos dos tipos de esquema no son demasiadas. Sin embargo, existen algunas concretas, relacionadas con el uso que se le da a cada uno de ellos.

Un mapa mental, sobre todo en diseño, tiene un carácter flexible. También se incide en la parte visual y en que sea inspirador. Un mapa conceptual tiene un sentido mucho más académico. Y recoge de forma jerarquizada y lineal las relaciones que se establecen entre cada elemento.

De esta manera, los mapas conceptuales no tienen por qué contener necesariamente dibujos. Ni tampoco estar elaborados con diferentes colores.  Un mapa mental establece un concepto sobre el que se articulará y recoge la información a veces en forma de taxonomías.

En todo proceso de diseño, utilizarás un mapa mental. Y te recomendamos que disfrutes mucho mientras lo estás elaborando. 😉

¿Quieres que te ayudemos a construir un mapa mental o aprender más sobre ellos? Contacta o hazte con estos libros

Si lo necesitas, podemos ayudarte a elaborar mapas mentales. O bien a través de formación o contando con alguno de los profesionales de Design Thinking España. Pregúntanos y nos adaptaremos a lo que mejor pueda venirte.

Si quieres ampliar información, te recomendamos estos libros sobre mapas mentales. Tienen una muy buena relación calidad precio y puedes comprarlos en Amazon de forma rápida y sencilla.

Rebajas
El libro de los mapas mentales (Vintage)
  • Tony Buzan
  • Editor: Urano
  • Tapa blanda: 240 páginas
Rebajas

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar